Estudios documentales.

Un estudio documental es un documento técnico que recoge  todos los elementos patrimoniales incluidos en el ámbito del proyecto de obra. Este documento debe no solamente inventariar los elementos patrimoniales, sino también establecer de manera individualizada las medidas correctoras a aplicar a cada elemento y que son asumidas por la Administración pasando a formar parte del proyecto de obra e incorporando a él sus medidas correctoras específicas.

  

Los estudios documentales tienen como fuente principal de información la Carta Arqueológica. Cuando estas consultas son suficientes para establecer medidas correctoras se da fin al procedimiento. Más frecuentemente será necesario, combinarlo con prospecciones visuales superficiales del ámbito afectado por el proyecto y que ampliarán la información, sobre el terreno de los elementos insuficientemente documentados en el estudio documental.

 

Podemos sistematizar el tipo de elementos incluidos en el inventario, y sujetos a corrección de impacto, con una lista cuyos componentes presentan diferentes estrategias de protección. Estos elementos suelen ser: yacimientos arqueológicos, elementos etnográficos, elementos catalogados como pertenecientes al patrimonio industrial o elementos integrantes del patrimonio histórico y artístico. La casuística en materia de protección es muy variada dentro del marco que imponen las directrices tendentes a su conservación o a su desafección y que pueden implicar la modificación del proyecto de obra.